Menu

  • collapseDeutsch (439)
  • collapseEnglish (63)
  • collapseEspañol (65)
  • expandFrançais (75)
  • expandItaliano (33)
  • expandNederlands (28)
  • expandOther Languages (8)
  • expandTürkçe (60)
  • expandРусский (20)

Hace 70 años, en marzo de 1919, fundación de la Internacional Comunista Los experiencias y documentos de Sa Internacional Comunista son nuestra arma en la lucha por la

Marzo de 1989 / Abril1991 <br/>

Hace 70 años, en marzo de 1919, fundación de la Internacional Comunista Los experiencias y documentos de Sa Internacional Comunista son nuestra arma en la lucha por la

Hace 70 años, en marzo de 1919, fundación de la Internacional Comunista Los experiencias y documentos de Sa Internacional Comunista son nuestra arma en la lucha por la dictadura del proletariado y el comunismo Hace 70 años, en marzo de 1919
Marzo de 1989 / Abril1991 <br/>
se fundó ia internacional Comunista en Moscú, la capital del primer estado socialista del mundo, como respuesta a ia traición contrarrevolucionaria de la !I Internacional. Llevada por las oleadas de la Revolución Socialista victoriosa de Octubre en Rusia, por los insurrecciones y movimientos de ios soviets en muchos países deí mundo, por ci movimiento revolucionario surgente en los colonias y países dependientes se formaba una organización internacional común de los partidos comunistas. Bajo las condiciones de la nueva época del imperialismo y de la revolución proletaria, la Internacional Comunista dio la batalla. Se desarrollaba a una organización revolucionaria que abarcaba ci mundo entero y que, hasla e! presente, tiene carácter ejemplar con respecto a su envergadura, su fuerza de combate y su lealtad ai fin comunista.
Por esta razón no es nada sorprendente que el movimiento comunista internacional en los tiempos de Lenin y Stalin, especialmente cuando estuvo organizado bajo la dirección de la Komintern, es el blanco de calumnias llenas de odio por parte de ios imperialistas y sus ideólogos, recogiendo su basura de todos rincones. La propaganda usual de ia burguesía, según la cual sencillamente se tilda a los compañeras y compañeros de la Internacional Comunista de “criminales” y “terroristas”, es ampliada y relacionada con diversos ataques demagógicos: “antidemocrática”, “incapaz”, “abudasa por Moscú”, “poco realista y dogmática” y otras cosas por ei estuo.
¡No tolerar ninguna campaña difamatoria contra la Internacional Comunista!
En todas estas calumnias contra la teoría y práctica revolucionarias de ía IC, desde el principio diversos renegados tuvieron un papel muy importante. Estos “antiguos” se congraciaban con la reacción mundial como “testigos” y, hasta ei presente, han llenado estanterías completas con sus llamadas memorias y seudoanálisis. Unidas sobre ia base del odio contra la Komintern y su intransigencia frente a toda clase de traición hecha a los fines revolucionarios de la clase obrera, tales personas ya surgieron en los años 20 y durante ios decenios siguientes otras se juntaron con ellas. Era una gran familia de traidores venales, arribistas destituidos de sus cargos, oportunistas depurados, etc., que ajustaban las cuentas con su “pasado” y, ofendida profundamente su vanidad, solicitaban la protección de “su” burguesía contra ios comunistas que estaban desenmascarándoles.
A mediados de los años 50, el XX Congreso del PCUS anunció mediante su programa revisionista su abandono declarado de íos principios revolucionarios del marxismo-leninismo y calumnió de manera infame aStalinpor medio de su entonces presidente del partido Jruchov. Desde esas fechas igualmente íos ataques a la Komintern adquirieron una nueva dimensión. Una vez degenerados y pasados ai lado de la contrarrevolución, muchos partidos anteriormente revolucionarios, con el PCUS a la cabeza, abrieron el fuego en lodos los sectores del frente – en proporciones que no luvicron precedentes hasta entonces – a la Internacional Comunista y a sus ficticios errores “dogmáticos”, “aventureros” y “izquierdistos” . Disponiendo de archivos y documentos completos de la Komintern y dotados de todos los medios materiales, un ejército de demagogos revisionistas profesionales pudo poner manos a ia obra, teniendo a su disposición muchas más posibilidades para calumniar la práctica y teoría políticas de la Internacional Comunista que los renegados precedentes. Invectivas furiosas iban acompañadas de críticas simuladamente “solidarias”, referencia hipócrita a la gran lucha de la IC se unía con falsificaciones y tergiversaciones (un ejemplo típico para tales desfiguraciones revisionistas constituye el libro “La Internacional Comunista – breve compendido histórico” del año 1970, escrito por Sobcícv y oíros, editado por el “Instituto de Marxismo-Leninismo adjunto al CC del PCUS”, a lo que más de una decena de revisionistas renombra-(…)

Comments are closed.