Menu

  • collapseDeutsch (439)
  • collapseEnglish (63)
  • collapseEspañol (65)
  • expandFrançais (75)
  • expandItaliano (33)
  • expandNederlands (28)
  • expandOther Languages (8)
  • expandTürkçe (60)
  • expandРусский (20)

Con ayuda de fa policía, de arístócratos obreros sindicales como Zwickel y de los medios de comunicación como "Bild", el imperialismo alemán refuerza la fascistización

es-bul-2003-03

Con ayuda de fa policía, de arístócratos obreros sindicales como Zwickel y de los medios de comunicación como "Bild", el imperialismo alemán refuerza la fascistización

Con ayuda de fa policía, de arístócratos obreros sindicales como Zwickel y de los medios de comunicación como “Bild”, el imperialismo alemán refuerza la fascistización contra el movimiento obrero:
La dirección del sindicado IG Metall infringe sus propios estatutos y desconvoca la huelga sin votación previa “Durante cuatro semanas, del 01 al 28 de junio de 2003, los obreros y obreras del metal y electró nica de Sajonia, Brandenburgoy Berlín (Este) fue ron a la huelga para reclamar la semana laboral de 35 horas y la vigencia del recién actualizado convenio colectivo. Coincidiendo con esta convo catoria, los compañeros y compañeras de la in dustria del acero también fueron a la huelga du rante una semana. Esta lucha justa para reclamar el mismo sueldo por el mismo trabajo, era una lucha que debía haber empezado hace ya tiempo en Alemania. Se reivincicaba que se superara la diferencia a la baja del 8,6 por ciento en los suel dos, que por un trabajo igual se cobra en la ex RDA. Porque los compañeros y compañeras reci ben por 38 horas de trabajo semanales el mismo salado que los compañeros y compañeras que tra bajan 35 en la Alemania occidental. Desde el prin cipio, los huelguistas se tuvieron que enfrentar a enormes campañas de difamación, no sólo impul sadas por las asociaciones de capitalistas, sino también por los políticos berlineses y los medios de comunicación burgueses. Se intentó romper el frente huelguista con lemas como “Los alemanes trabajan una media de 400 horas menos”, “La región se muere”, “El sindicado del metal deja un rastro de sangre”. Para sorpresa de los huelguis tas, y tirando por la borda laya escasa democra cia interna sindical (la desconvocatoria de una huelga sólo es posible tras una amplia consulta), el portavoz del sindicato del metal, Zwickel, se presentó ante los medios el 28 de junio tras una infructuosa ronda de negociaciones y declaró la capitidación del sindicato: Sostenßia que la huel ga era un fracaso y quedaba desconvocada. Son evidentes los factores demuestran lafascistización contra el movimiento obrero en Alemania: la nue va impronta de las campañas de desprestigio en los medios de comunicación burgueses; la intro misión hasta el infinito de los políticos burgueses, que incluso exigían el cese de la lucha por el au mento de los salados; las actividades enfocadas a quebrar la huelga llevadas a cabo por los “prín cipes” de los comités de las empresas de la indus tria del automóvil en Alemania occidental; o la desconvocatoria antidemocrática de la huelga por parte de Zwickel, decisión posteriormente ratifi cada por la dirección del sindicato IG Metall. ” m El principio de la huelga para reclamar el derecho a la semana laboral de 35 horas La huelga tenia corno objetivo reclamar para Alemania oriental la semana laboral de 35 horas. Las asociaciones capitalistas esperaban, sin embargo, que en las negociaciones colectivas se volviera a introducir la semana laboral de 40 horas y no estaban dispuestos a negociar absolutamente nada en lo referente a las industrias del metal y electrónica.
■ La huelga siguió su curso a peasr de las intimidaciones Teniendo que soportar las campañas de desprestigio masivas de los medios de comunicación y de los políticos berlineses, el 19 de junio fueron a la huelga un total de 11.300 obreros y obreras de 15 empresas.(…)

Comments are closed.