Menu

  • collapseDeutsch (439)
  • collapseEnglish (63)
  • collapseEspañol (65)
  • expandFrançais (75)
  • expandItaliano (33)
  • expandNederlands (28)
  • expandOther Languages (8)
  • expandTürkçe (60)
  • expandРусский (20)

20 de marzo de 2003 ¡Aviones estadounidenses e ingleses bombardean Irak!

Toma de postura contra la agresión por los Estados Unidos y la táctica del imperialismo alemán en el Próximo Oriente ¡Combatamos la agresión imperialista de los Estados Unidos contra Irak!

20 de marzo de 2003 ¡Aviones estadounidenses e ingleses bombardean Irak!

20 de marzo de 2003 ¡Aviones estadounidenses e ingleses bombardean Irak!
Toma de postura contra la agresión por los Estados Unidos y la táctica del imperialismo alemán en el Próximo Oriente ¡Combatamos la agresión imperialista de los Estados Unidos contra Irak!
Tras meses de despliegue de tropas con más de 250.000 soldados, los Estados Unidos, la mayor y más potente de las grandes potencias imperialistas, junto con el imperialismo inglés, comenzó el 20 de marzo de 2003 a bombardear Irak y pusieron en acción su terrible y gigantesca maquinaria de guerra para la ocupación de ese país. La guerra contra Irak iniciada por el imperialismo de los Estados Unidos y el inglés es una guerra reaccionaria y criminal para el afianzamiento y la expansión de sus intereses políticos, económicos y estratégicos. Para las otras potencias también se trata de su propio interés por ei lucro y el poder.
Esta guerra que hace sufrir a la masa trabajadora y explotada de Irak y los pueblos que allí viven, debe ser denunciada sin reservas como agresión imperialista, y como tal combatida. Que la protesta se dirija fundamentalmente contra el vandálico asesinato con bombardeos en Irak no tiene nada que ver en absoluto con simpatía por el régimen asesino de Sadam Husein, régimen cada vez más reaccionario y creado por el sistema imperialista mundial.
Esta guerra supone un hito, una nueva fase en la cada vez más grave situación internacional, con repercusiones y consecuencias dramáticas para todo el mundo. El hecho de que las distintas potencias imperialistas, sobre todo las grandes potencias, hayan llegado a tan graves desavenencias entre ellas por esta guerra manifiesta su inmensa y durísima lucha por el dominio en esa región del planeta y en todo el mundo.
Ahora tiene lugar la encarnizada lucha por el nuevo reparto de las áreas de Influencia. El especial interés de esta lucha reside en establecer, mediante la intervención y ocupación militares, un control directo lo más amplio posible sobre las fuentes de materias primas como el petróleo en competencia con los rivales imperialistas, ya que éstas son de vital importancia para la economía imperialista.
Esta escalada se hace más dramática al disponerse ahora las potencias imperialistas a pisotear o simplemente declarar nulas su propias leyes, el derecho internacional, la prohibición de guerras de invasión (suscrita por ellas mismas), etc., para así imponer con una violencia desatada sus propios objetivos de robo y rapiña frente a sus rivales cuando la lucha por ei botín lo exija según la máxima del sistema imperialista, es decir, la obtención del máximo beneficio. Cada vez queda más claramente probado que la sociedad capitalista imperialista se encuentra estrechamente ligada a guerras de rapiña, conflictos militares entre los asaltantes imperialistas y agresiones a los pueblos, hasta llegar a la carnicería generalizada en una guerra mundial.
¡Desenmascaremos y combatamos la táctica del imperialismo alemán, nuestro enemigo principal!
El hipócrita “¡No a esta guerra!” de ios imperialistas alemanes no tiene nada que ver con una “disposición para la paz”. Los propios imperialistas alemanes participan en esta vandálica guerra contra Irak (puertos, aeropuertos y vías ferroviarias, así como puntos de apoyo y derecho de utilización del espacio aéreo para las tropas estadounidenses en Alemania, empleo de aviones Awacs del ejército alemán, carros blindados de rastreo ABC en Kuwait).
Lo que en órganos de prensa nazis como el “Nationaizcitung” se dice a las claras, se íes puede atribuir también a todos los hipócritas falsos pacifistas del imperialismo alemán: es verdad que están en contra de esta guerra de los EE.UU., pero en tanto que no es una guerra por los “intereses alemanes”, es decir, en interés de los propios fines de gran potencia del imperialismo, militarismo y revanchismo alemanes.
El capital financiero alemán, bajo la consigna de “hacer negocios en Irak a toda costa”, ha aumentado enormemente su influencia en las últimas décadas, sobre todo en competencia con los EE.UU. Con su rechazo a una “acción unilateral” de los EE.UU., contra la cual no se encuentran actualmente en condiciones de competir, lo que pretendían y pretenden los imperialistas alemanes es la instauración en Irak de un régimen propicio al imperialismo EE. UU.y con ello evitar también ia amenaza de una pérdida de la influencia y los beneficios ya conseguidos en aquel país. No obstante, esto no quiere decir que ya(…)

Comments are closed.